4 de febrero

Hoy he abierto Facebook. De todas las tonterías que se van añadiendo en esta red social, hay una que solemos chequear habitualmente, casi siempre por curiosidad. Es el botoncito de “un día como hoy”.  En ocasiones una imagen o un estado se convierte en una puñalada inesperada. Luego, por el contrario hay momentos que nos sacan una sonrisa, o simplemente hacen que nuestro humor sea mejor. La lotería de remover el pasado…

No es ni el primer caso ni el segundo lo que motiva esta pequeña entrada.

El 4 de febrero es el Día Mundial contra el Cáncer, una enfermedad de mierda que convive con nosotros. En silencio. Un silencio insoportable. No podía ser un recuerdo alegre. Pero sí que lo considero importante. Bueno, pues hace justo un año, publiqué esto en mi muro…

Ayer hubo cáncer, también hoy lo hay. Y mañana…

El cáncer existe durante la enfermedad, terrible para quien la padece.
Y también existe después, por el vacío que deja, la ausencia en los demás.
El cáncer es el dolor sufrido por el paciente.
Pero además por quienes lo rodean, por quienes lo aman.

El cáncer se lleva por delante las esperanzas de un adolescente.
O el futuro de un niño. Y con ello a sus padres.
Acaba con la madre de tu amigo, o con el primo del vecino.
Hace pedazos familias y destroza las entrañas.

Dicen que ataca a cualquier órgano salvo al corazón
Pero es mentira. La mentira más grande.
Porque ha roto más corazones que el desamor.
Porque un solo caso puede atacar a mil corazones.

Y tristemente el cáncer es más, no es solo eso…

El cáncer es una INDUSTRIA FARMACÉUTICA que negocia.
El cáncer es un GOBIERNO que no invierte en investigación.
El cáncer son los RECORTES en sanidad.
El cáncer son las OTRAS PRIORIDADES de los que mandan.
El cáncer es la POCA SOLIDARIDAD de quienes tienen mucho y no aportan.
El cáncer es mi ESCASA COLABORACIÓN activa, o la tuya.

El cáncer es creer que a ti no te afecta.
Porque no te ha tocado convivir con él.

El cáncer, como el alzheimer, el sida, el ébola…
Algún día será gripe. Cuando nos propongamos que sea gripe.
Pero mientras, nos va dejando por el camino.
Directa o indirectamente, nos va jodiendo.

Y pienso que el mayor cáncer somos nosotros.
Porque al final, somos los que tenemos que plantarle cara.
Y no…
No hacemos todo lo que podemos.

Mucha fuerza a quienes están luchando hoy contra esta terrible enfermedad. No estáis solos.

Anuncios